Se conoce como tarifa indexada a aquella que ofrece hasta 24 precios de tarifa eléctrica al día y que cambia de forma diaria igualmente.

De esta forma, se trata de una tarifa que el usuario abonará en función de la energía consumida al mismo precio al que la comercializadora la ha comprado en el llamado Mercado Ibérico de Electricidad o mercado mayorista. Este mercado establece un precio por cada hora del día, es decir, 24 precios diferentes por las 24 horas que tiene la jornada.

En el mercado actual existen numerosas opciones de tarifas indexadas tanto para aquellos clientes locales como para las empresas. De todas ellas, las más comunes son las tarifas con precio fijo o discriminación horaria. Actualmente, las tarifas indexadas ocupan un hueco cada vez más importante en el mercado.