Bomba de calor alimentada por placas fotovoltaicas: Ventajas, precio y usos

bomba de calor alimentada por placas fotovoltaicas

¿Qué suena mejor que combinar una bomba de calor con placas fotovoltaicas para generar tu propia energía sin pensar en las subidas de precio de la luz? Pues esta estrategia es posible y la están adoptando muchas personas para tener electricidad en casa y ahorrar más dinero.

Por qué te conviene combinar las placas fotovoltaicas con una bomba de calor

Parece demasiado bonito para ser cierto, pero lo cierto es que la bomba de calor funciona a la perfección si está conectada con unas placas fotovoltaicas. Encima de que las bombas de calor son económicas y no contaminan, pueden llegar a aumentar el autoconsumo con las placas:

1. La bomba de calor aprovecha toda la energía fotovoltaica

Si solo utilizas un sistema fotovoltaico para tener luz en casa, lo más probable es que no consigas aprovechar toda la energía que están generando los módulos y tengas que venderla a un operador. Esto no pasa si la bomba de calor está alimentada por las placas solares.

Ahora te preguntarás, ¿y por qué una simple bomba de calor evita que venda parte de la energía que han producido mis placas solares a un operador? Pues porque el sistema que usa la bomba de calor permite calentar cientos de litros de agua y almacenarla en el depósito.

Después, cualquier persona que viva en tu casa aprovechará el agua caliente de la bomba de calor para calentar las estancias por la noche o para darse un baño caliente y relajante (¡que nunca viene mal!). En pocas palabras, la bomba de calor aumenta el autoconsumo en un 30%.

2. Olvídate de pagar un dineral por usar tu bomba de calor

Seguro que ya te ha pasado más de una vez tener que pagar un buen dinero en tus facturas de luz por utilizar la bomba de calor en casa. Esto es habitual cuando el precio de la luz llega a unos picos desorbitados en el mercado eléctrico. Las placas solares eliminan este problema.

Obviamente, el autoconsumo significa que la energía eléctrica la generas tú mismo. No vas a responder a ningún mercado de electricidad cuando se trata de usar los aparatos y electrodomésticos de tu casa. En resumen, podrás emplear tu bomba de calor sin pagar una barbaridad.

3. La bomba de calor alimentada con placas te da más subvenciones

Si ya disfrutas de una subvención con la instalación de placas fotovoltaicas, estás de buena suerte, porque combinarlas con una bomba de calor al mismo tiempo no va a hacer más que aumentar tu fondo de subvenciones. Aprovecha la ventaja e instala los dos sistemas juntos.

¿Cómo funciona la bomba de calor alimentada por placas fotovoltaicas?

La idea general es que la bomba de calor alimentada por placas solares reduce bastante el coste de usarla. Lo único que se necesita es un equipo especial EMS/HEMS o una buena programación en casa para potenciar el funcionamiento de los dos sistemas al máximo.

Así es como puedes controlar el uso de la bomba de calor con las placas solares:

  • Sobrecalentando la casa a horas estratégicas para aprovechar la energía solar. Lo que haces es dejar que la bomba de calor caliente la casa a unos 25ºC para dejar que las paredes conserven el calor. Por la noche, la bomba de calor baja la temperatura.
  • Calentando el depósito de agua en la bomba de calor con ayuda de un acumulador tampón que optimice al máximo la energía. Como el depósito de la bomba de calor tiene cientos de litros de agua, puedes usarla para calentar la casa cuando quieras.
  • Programando la bomba de calor a ciertas horas para que se ponga a calentar el depósito de agua caliente sanitaria en momentos clave. Lo más normal es que vayas a programar tu bomba de calor en los periodos de tiempo que abarcan el mediodía.
  • Utilizando un controlador que regule el funcionamiento de la bomba de calor, donde la unidad EMS indica al aparato que hay excedentes de energía solar que puede empezar a usar para calentar el agua. Lo que hace el controlador es notificar a la bomba de calor.

Ya ves que, con una buena programación, puedes beneficiarte de una bomba de calor que se alimenta de la energía de las placas fotovoltaicas. Además de tener un aparato beneficioso para el medio ambiente y seguro, consigues llevar a otro nivel el poder del autoconsumo.

Todo genial, pero ¿y el precio de combinar la bomba de calor con placas solares?

El precio de combinar la bomba de calor con las placas fotovoltaicas depende, como siempre, de los metros cuadrados que vayas a calentar. Pero, para que te hagas una idea, calentar un inmueble de una media de 120 metros cuadrados te cuesta 9.000 euros, más o menos.

Claro que el coste de la bomba de calor alimentada por placas fotovoltaicas es muy subjetivo y depende de la empresa profesional que te vaya a hacer la instalación. ¿Lo mejor? Que las subvenciones dirigidas a construcciones nuevas cubren gran parte del dinero que vas a pagar.

Entonces, ¿qué dices? ¿Te animas a combinar la bomba de calor con placas fotovoltaicas?

Los más buscados
    Artículos relacionados