Cómo usar de forma eficiente el aire acondicionado en verano

Llega el verano y nuestras casas comienzan a sufrir el aumento de las temperaturas, por lo que se hace inevitable el uso del aire acondicionado como manera de refrescarnos y desprendernos de esa sensación de pesadez y agotamiento que nos provoca el calor. Ahora bien, en vez de pulsar la tecla de encendido y bajar la temperatura a niveles demasiado bajos, os vamos a ofrecer una serie de recomendaciones para no sufrir un susto cuando llegue la factura de la luz. Principal damnificada de esta época del año. Y es que, ¿sabes cómo usar de forma eficiente el aire acondicionado en verano?

Aparato de aire acondicionado.
Aparato de aire acondicionado | Freepik

El consumo de aire acondicionado en nuestra factura de luz

Lejos de cualquier debate sobre la idoneidad o no de recurrir al aire acondicionado como forma de refrescarnos en verano, y dando por hecho que es lo primero que hacemos cuando llegamos a casa y hay 40º grados en la calle, debes saber que su puesta en marcha termina por convertirse en el principal factor de aumento de lo que tendrás que pagar por la luz a final de mes. ¿Sabes a cuánto asciende esa cantidad? Obviamente se trata de una cifra variable, que dependerá de la potencia del equipo, la cantidad de ellos que funcionen al mismo tiempo y su eficiencia energética, pero por regla general, por cada grado de menos que reduzcamos la llamada "temperatura de confort", eso que vamos a pagar subirá entre un 5 y un 7% el importe total de la factura.

¿Y cuál es esa "temperatura de confort"? Los expertos señalan que se sitúa alrededor de los 26º en verano, cifra más que suficiente para no trasladarnos esa sensación de agobio por la canícula veraniega. Seguramente muchos tengamos en la cabeza que ese tramo se alcanza mejor entre los 23 y los 24º, pero en caso de configurar así nuestros equipos, ya sabéis a lo que os exponéis a final de mes.

Los horarios de uso del aire acondicionado

Con la entrada en vigor del nuevo recibo de la luz, y la modificación de los tramos horarios, se ha puesto especialmente complicado el uso del aire acondicionado en las franjas (punta) de 10 a 14:00h. de la mañana y de 18 a 22:00h. de la tarde-noche de lunes a viernes. Si nos aventuramos a utilizar uno o más aparatos de aire acondicionado en casa en esos momentos, nos arriesgamos a que el próximo recibo de nuestro proveedor de energía se dispare, por lo que debemos estar muy atentos.

Consumo eléctrico a través de la app de tu comercializadora de la luz.
Consumo eléctrico a través de la app de una comercializadora de la luz.

¿Sabes cómo controlar ese consumo del aire acondicionado? Muchas compañías que ofrecen luz tienen aplicaciones que son capaces de trasladarnos el consumo día a día, para que sepamos exactamente cómo estamos gastando y cuándo, lo que nos permite llevar una pequeña cuenta (a ojo) del total de kWh que se van sumando jornada a jornada al recibo final. De esta manera, es posible llevar cierto control y no tener la sensación de que cada nueva lectura es una cantidad aleatoria que nos rompe las cuentas mensuales. Es más, esos gráficos que obtienes pueden servirte para experimentar, probar a subir y bajar las temperaturas de cada equipo y comprobar, casi en tiempo real, cómo se comporta el consumo.

Cinco consejos para ahorrar con el aire acondicionado

De todas formas, antes incluso de encender el aire acondicionado hay que tomar una serie de decisiones que serán fundamentales a la hora de realizar un consumo controlado, que no dispare los kWh. que consumimos a diario. Y para hacerlo más gráfico, hemos elaborado un plan con cinco pequeños consejos, fáciles de seguir:

  • El primero de todos es el que ya os dimos un poco más arriba: mantener la temperatura de confort en 26º. Esa cifra no es aleatoria ya que el cuerpo percibe con una sensación de comodidad cualquier ambiente que se sitúe en ese punto exacto de refrigeración. Siempre que llevemos ropa adecuada, claro está. Por regla general, debemos tener en nuestras casas alrededor de 12º de temperatura menos que los que hay en el exterior.
  • El etiquetado energético es importantísimo por lo que el mero hecho de comprar los modelos más eficientes ya es un punto ganado en el coste de la factura de la luz. Decantarnos por equipos etiquetados como A pueden depararnos rebajas de hasta el 60% de consumo respecto de otros menos eficientes energéticamente.
  • Cuando realicen la instalación, pide que todos los aparatos que se colocarán en la fachada se sitúen, en la medida de lo posible, en zonas de sombra y con buena circulación de aire, para conseguir una mayor eficiencia del equipo.
Unidades exteriores de aire acondicionado.
Unidades exteriores de aire acondicionado.

  • Como debes hacer también en invierno con la calefacción, comprueba y mejora el aislamiento de la vivienda para que cada grado que le ganas al calor no se pierda por las rendijas de ventanas defectuosas, etc. Es más, en aquellos lugares de la casa donde el sol es más persistente, instala toldos para atenuar la temperatura de muros y paredes. Y recuerda siempre que, en caso de querer ventilar la casa, aprovecha para hacerlo cuando el aire es más fresco en el exterior.
  • Enfría la casa de forma progresiva, manteniendo los equipos encendidos a una temperatura de confort y no bajándola bruscamente para ganar tiempo. Así solo conseguirás aumentar el consumo y encarecer tu factura de la luz sin conseguir que las habitaciones de tu casa se refresquen correctamente.
Foto usuario
Cerrar sesión
Los más buscados
    Foto usuario
    Cerrar sesión
    Artículos relacionados