Cómo vaciar el termo eléctrico para sustituirlo por otro

Una de las soluciones para tener agua caliente en casa es la instalación de un termo eléctrico. Estos calientan el agua de su interior con la ayuda de unas resistencias eléctricas. Para instalarlo tan solo hace falta una conexión a la red eléctrica y una instalación de fontanería.

Pero nos preguntamos qué debemos hacer cuando queremos cambiar el termo, ya sea por avería o para sustituirlo por otro. A continuación, te contamos cómo vaciar el termo antes de cambiarlo.

Qué se necesita

Lo primero que debemos hacer cuando iniciamos cualquier tipo de obra, labores de mantenimiento o arreglo, es tomar todas la precauciones y medidas de seguridad pertinentes para evitar todo tipo de accidentes. Algo que es muy habitual cuando manipulamos agua y electricidad, una combinación que trae consigo muchos peligros, uno de los más comunes como sabéis son las electrocuciones.

Antes de retirar el termo para su sustitución, debemos desenchufarlo de la corriente electrica, vaciar el circuito y el termo de agua, la cantidad de agua en su interior, puede causar serios desperfectos si estos llegan a derramarse por accidente, por lo que tomaremos todas las precauciones posibles para que esto no suceda.

Para llevar a cabo este proceso, no son necesarias muchas herramientas. Pero sí lo será seguir los pasos con atención para evitar cualquier tipo de imprevisto. Antes de comenzar debemos tener a mano dos cubos o recipientes lo suficientemente grandes como para recoger el agua sobrante. Una llave inglesa o grifa y de forma opcional una goma de desagüe, está sustituirá a los cubos, en la labor de dar salida al agua.

El termo de gas tiene como función calentar el agua que después nutrirá tanto los grifos como los radiadores de casa.
Vaciamos el circuito antes de sustituir el termo. | Unsplash

Pasos a seguir

Por lo que antes de comenzar el proceso debemos apagar y desenchufar el termo de la instalación eléctrica evitando el paso de la corriente mientras lo manipulamos.

Antes de seguir debemos cerrar la llave de paso general del agua, y si la hubiere, la llave que da entrada al agua al termo. A continuación procedemos a vaciar el agua de circuito abriendo para ello alguno de los grifos del agua caliente. Cuantos más grifos abramos más rápidamente se vaciará el contenido del interior.

Una vez comprobamos que no sale más agua por los grifos, los cerramos y continuamos con el proceso de vaciar el termo, en el siguiente paso, desconectamos el latiguillo de entrada de agua. Antes de empezar, debemos colocar uno de los cubos debajo de la conexión para recoger el agua que pueda quedar. Con ayuda de la llave inglesa, aflojamos el latiguillo comenzando con el extremo conectado a la llave de paso. Dejamos salir el agua que quede aún en el circuito antes de quitar el otro extremo el conectado al termo.

Si disponemos de una toma de desagüe, este es el momento de conectarlo a la salida de agua y colocardo el otro extremo en el cubo, o bien si tenemos cerca la pila o lavabo. Con este evitamos sostener los cubos, siendo mucho más cómodo el procedimiento.

Para hacer que salga toda el agua antes de retirar el termo eléctrico aflojamos la salida del agua caliente. Esta es la conexión entre el termo y el circuito del agua. Así favorecemos la entrada de aire a medida que salga el agua, con lo que aceleramos el proceso.

Una vez hemos acabado de vaciar todo el contenido del interior del termo ya está preparado para ser retirado, algo que debemos hacer retirando todos los tornillos que le sujetan a sus anclajes.

Aunque hayamos seguido todos los pasos a la perfección, puede que aún quede agua en su interior por lo que para evitar pequeños accidentes con el agua colocaremos el termo retirado en un lugar seguro, ya sea en una bañera o un lugar donde no nos importe que caiga el agua residual. Ya que, aunque parezca a primera vista que no queda agua en el interior del termo, algo de agua siempre nos queda. Por lo que si vamos a transportar el termo para darle salida. Es recomendable hacer uso de toallas o trapos para recoger las pequeñas pérdidas y no poner todo perdido de agua.

El tiempo de descarga, depende mucho de la capacidad del termo, así como de los grifos que abramos para descarga. Por lo que calcular el tiempo de vaciado depende de varios factores. Como es obvio, cuanto mayor volumen más tardará en vaciar.

Para llenar el termo de nuevo, el proceso lo realizaremos a la inversa. Lo primero, es comprobar que está bien sujeto a sus anclajes, comprobar que los grifos están cerrados, al igual que la salida de agua caliente. Tras conectar el termo al circuito, procedemos a conectar el latiguillo, a la inversa de como lo desconectamos, primero el lado del termo y por último la conexión con la llave de paso. Comprobamos que todo está correcto antes de abrir la llave de paso de agua y comenzar con el llenado. Si queremos que este proceso tarde el menor tiempo posible, no abriremos ningún grifo hasta completar el llenado

Foto usuario
Cerrar sesión
Los más buscados
    Foto usuario
    Cerrar sesión
    Artículos relacionados