Trucos para mejorar el teletrabajo

Blog Pepeenergy

Es, seguramente, una de las palabras más utilizadas de los últimos 20 meses, prácticamente desde que el pasado 15 de marzo de 2020 se decretara el confinamiento completo de la población en España. Un concepto que viene a permitir a los trabajadores de las empresas realizar todos sus cometidos desde la comodidad del hogar. ¿O no es así? Si todavía estás buscando la forma de conseguir la mejor experiencia, aquí te traemos unos pequeños trucos para mejorar el teletrabajo.

¿Teletrabajas desde casA? Aquí tienes unos consejos.
¿Teletrabajas desde casa? Aquí tienes unos consejos. | Unsplash

Los beneficios del teletrabajo

Seguramente no exista en toda la historia reciente del mercado laboral una experiencia más transformadora que la del teletrabajo. Forzados por culpa de la pandemia de coronavirus, millones de trabajadores se vieron obligados a cambiar la "comodidad" de sus oficinas por la improvisación en casa, y adoptar toda una serie de rutinas diametralmente opuestas a las que venían disfrutando a lo largo de toda su trayectoria profesional.

De repente nos encontrábamos sentados en una mesa cualquiera de la casa, con una silla cuya comodidad podríamos poner en duda y con un equipamiento informático que en muchas ocasiones no estaba a la altura. El panorama podría parecernos desolador pero, por fortuna, con el paso de los meses supimos ver el lado positivo de esa necesidad hasta convertirla en virtud. ¿O acaso no creéis que el teletrabajo nos proporciona grandes beneficios? Aquí tenéis los principales:

  • Reduce gastos: el coste de ir y venir en transporte hasta la oficina, y lo que nos dejamos en comer, de repente, despareció, por lo que todos los meses tenemos un poquito más de dinero en los bolsillos.
  • Conciliación laboral: el teletrabajo nos permite flexibilizar el horario y, por tanto, adaptarlo a las necesidades de nuestra familia. Eso nos proporciona una mayor sensación de felicidad y libertad.
  • Prácticamente unido al punto anterior, tenemos una evidente flexibilización de horarios que se adaptan mejor a los imprevistos que surgen en nuestra vida diaria. Además, esa libertad nos permite organizarnos y adaptar nuestra productividad a lo largo del día.
  • Todas estas circunstancias hacen que nuestro estrés descienda gracias a un entorno familiar, conocido y seguro.
  • Por último tenemos la productividad: el teletrabajo nos facilita optimizar las horas que trabajamos, dejando a un lado esos momentos "pérdida de tiempo" que supone acudir a la oficina: traslado de ida por las mañanas y vuelta por la tarde, pequeñas charlas con compañeros, esos cafés que se alargan más de lo deseado, sobremesas interminables, etc.
Trabaja desde la comodidad de tu casa.
Trabaja desde la comodidad de tu casa. | Unsplash

Acomoda tu casa para el teletrabajo

Ahora bien, que trabajemos en casa no significa que todo sea del color de rosa. Simplemente por el hecho de no ir presencialmente a la oficina no significa que ya todo esté arreglado. Es por eso que necesitamos acomodar el entorno de nuestra casa a esta nueva realidad del teletrabajo y reservarnos un espacio perfectamente organizado que responda a cualquier situación que pueda darse. Es decir, conseguir un escritorio cómodo para trabajar con el ordenador y un escenario amigable para las videollamadas y reuniones virtuales.

Es por eso que, para tener exprimir al máximo el teletrabajo desde casa, te recomendamos:

  • Adquirir una silla ergonómica que te proporcione el apoyo más cómodo posible para las muchas horas que pasarás delante del ordenador.
  • Trabaja en una mesa en la que solo estén objetos y accesorios que dediques a las cuestiones laborales. No mezcles ese espacio y sus objetos con los personales para facilitar el efecto "corte mental" que nos permite pasar del trabajo al tiempo libre claramente y sentir que de verdad desconectamos.
Busca lugares y herramientas para trabajar cómodamente.
Busca lugares y herramientas para trabajar cómodamente. | Unsplash

  • Importa mucho situar ese espacio de trabajo en un lugar con luz natural, cerca de una ventana o una terraza y, si puedes, hazlo cerca de lugares donde tengas plantas que son capaces de transmitir tranquilidad y alegría.
  • Coloca ese escritorio cerca de una ventana o una zona de la casa donde haya circulación de aire, para ventilar fácilmente la estancia y ayudarte a reducir los niveles de estrés.

Consejos para tener una buena rutina en teletrabajo

Vistos los beneficios de trabajar desde casa y los elementos que debe tener un buen espacio de teletrabajo, solo nos queda recomendarte una serie de pequeñas estrategias que poner en marcha para que las horas que dediques al "curro" no se alarguen más de la cuenta, y se mantengan siempre como una experiencia positiva que seguir disfrutando mientras en la empresa lo consideren oportuno. Y son estos:

  • Cuando te levantes por la mañana, mantén las mismas rutinas que llevarías antes de ir a la oficina: dúchate, vístete (con ropa más cómoda, eso sí), desayuna y a teletrabajar. Es importante que el cuerpo entienda que la jornada laboral desde casa no es una prolongación de las muchas horas que llevamos en la cama, por lo que hace falta un "break" que señale a nuestro cuerpo el preciso instante en el que nos activamos.
Mantén tus rutinas como si fueras a trabajar a la oficina.
Mantén tus rutinas como si fueras a trabajar a la oficina. | Unsplash

  • Como tendrás muchas videollamadas, intenta buscar un espacio distinto al del escritorio, con un ambiente más desenfadado y "amigable" para el equipo de trabajo. Por ejemplo, una terraza, un fondo con plantas, etc. El objetivo es no estar permanentemente anclados al mismo sitio durante muchas horas seguidas.
  • Márcate unos horarios concretos, por días de la semana, adaptados a tus necesidades personales. Teletrabajar no significa que no tengamos horarios sino que ese tiempo de actividad debe estar planificado con unas dosis muy elevadas de flexibilidad.
  • Relacionado con lo anterior, es importante marcar una separación clara entre lo que es el trabajo desde casa y las distracciones propias del ámbito doméstico. Sepáralas claramente para que la jornada laboral no termine por alargarse desde la mañana hasta la noche.
  • Recuerda descansar cada hora unos pocos minutos y levantarte de la silla para dar una pequeña vuelta por la casa. Del mismo modo que harías en la oficina.
Foto usuario
Cerrar sesión
Los más buscados
    Foto usuario
    Cerrar sesión
    Artículos relacionados