Nueva clasificación energética de los electrodomésticos

Blog Pepeenergy

Algo que tenemos que tener muy en cuenta antes de comprar un dispositivo electrónico es su eficiencia energética. Esta se ha renovado y por ello vamos a explicar cómo es la nueva clasificación energética de los electrodomésticos.

Antes de comenzar a explicar los cambios que ha sufrido recordemos qué es y para qué sirve la clasificación energética y cómo era hasta ahora. La eficiencia energética es uno de los aspectos a valorar a la hora de la compra de cualquier dispositivo. Además de su diseño, tamaño o funcionalidades, es importante saber cuánta energía consume. A lo largo de la vida útil los electrodomésticos nos permitirán ahorrar una importante cantidad de dinero.

La eficiencia energética mide la capacidad de un electrodoméstico para funcionar con la menor cantidad de energía posible. Hasta hace poco esta clasificación, eran siete las categorías, que iban desde la clasificación más alta A+++ hasta la D, con la de más baja eficiencia.

Con la modificación de esta se persigue que los consumidores tengan una información mucho más clara a su alcance, lo cual facilita escoger cuál es el electrodoméstico más recomendable. Este cambio se produjo el pasado 1 marzo de 2021, a partir de ese momento es obligatorio el etiquetado con esta nueva clasificación. Los consumidores que compraron electrodomésticos antes de este fecha, pudieron comprobar que en el etiquetado ya aparecía esta nueva clasificación, además de la anterior forma podían ver la equivalencia entre ambas.

clasificacion energética
Nueva etiqueta de clasificación energética

Cómo es la nueva clasificación

En líneas generales la clasificación no sufre grandes cambios, aunque sí son significativos. Al igual que la anterior clasificación mantiene los siete niveles de eficiencia. Pero esto ahora se simplifica de forma que en orden alfabético van desde la A, la más eficiente, hasta la G, la menos eficiente. Al igual que sucedía antes el código de color va del verde que representa la máxima eficiencia, hasta el rojo , pasando por diferentes gamas de verde, amarillo, naranja hasta este "colorado" que como hemos indicado es la peor clasificación.

¿Qué novedades incluye?

En la nueva desaparecen las clasificaciones A+++, A++ y A+. Todas estas ahora se unifican bajo la letra A, aunque esta deja de representar el baremo que lo hacía hasta ahora. Y como os hemos comentado, esta llega hasta la letra G, incorporando a la gama media baja de consumos, con las clasificaciones de las letras E y F.

Cabe destacar que todos los electrodomésticos que antes estaban clasificados como A+++ ahora forman parte de la clasificación B y así sucesivamente, algo que veremos más adelante en las equivalencias.

De tal modo que, por ahora la más alta de las calificaciones la A, quedaba desierta, ya que se reservaba a las mejoras en la eficiencia para nuevos productos. Después de más de un año de aplicación de esta nueva clasificación ya hay productos que podemos encontrar bajo esta denominación y que cumplen con todos los requisitos.

Por lo que todas las demás categorías se han reestructurado a partir de esta premisa, para conocer a qué escala de eficiencia se ajustan ahora nuestros electrodomésticos tendremos que analizar las equivalencias.

Equivalencias

El pictograma con en el que se ve representada la clasificación de eficiencia en realidad no ha sufrido ningún cambio, la escala de color sigue siendo la misma. Han cambiado las denominaciones de los diferentes colores. A continuación, trataremos de explicar cómo es ahora la equivalencia entre ambas:

Comenzaremos con la parte alta de la escala, en la antigua clasificación en verde encontramos las Clasificaciones A+++ y A++, ahora estas las ocupan las A y B. Como ya hemos comentado la clasificación A sólo la obtendrán los nuevos productos. Y los productos A+++ ahora conforman la clasificación B.

De este modo la clasificación A+, la cual hasta ahora tenía una eficiencia aceptable ahora pasa a ser la C. Manteniendo su color verde claro distintivo. En el caso de la A, cuya eficiencia empezaba a ser baja, pasa a ser la D en la nueva escala.

En el caso de la B, que en la vieja clasificación era sinónimo de eficiencia media, en la nueva alcanza valores de alta eficiencia. Ahora esta es ahora sustituida por la E. una de las nuevas nomenclaturas que se añaden a la lista. Del mismo modo sucede con la Letra C que pasa a ser ahora la F y por último con la peor eficiencia energética encontramos la G, que pasa a sustituir a la antigua D.

Pero este no es el único cambio que se incorpora al etiquetado a partir de este cambio en estas se incluye un código QR, el cual podemos escanear para acceder a más información sobre el producto. Además de incluir otras características de estos, como el consumo de agua en cada ciclo y anual, la duración del ciclo, la capacidad de carga o la emisión de ruido, en el caso de lavadoras y lavavajillas. O el consumo en kWh anuales, capacidad y litros de congelador en el caso de los frigoríficos.

Foto usuario
Cerrar sesión
Los más buscados
    Foto usuario
    Cerrar sesión
    Artículos relacionados